Manu, entre la tristeza, la nostalgia y el legado

“No vine de adorno”, dijo Ginóbili en su despedida a los 39 años. El último acto con sus compadres y el cariño de la gente.  Estrella-Manu-Maxi-Failla-Enviado CLAIMA20160818 0025 28      

Siempre pensó cada palabra que dijo y no pudo cambiar su estilo ni siquiera la noche en la que confirmó que la Selección ya no es para él. A los 39 años, Emanuel Ginóbili se dio el gusto de retirarse con la celeste y blanca en sus cuarto Juego Olímpico. “Tengo la enorme fortuna de decir que a esta edad no vine de adorno y que estuve sano. Soy un tipo muy afortunado. Si no hubiésemos ganado algogrosso, diría que me quedó una cuenta pendiente. Pero esa espina nos la sacamos hace un montón de tiempo e igual seguimos compitiendo como si nunca lo hubiésemos hecho. No me quedó nada”, dijo Manu con la pelota bajo su axila izquierda.

“Uno ya sabe que no es un día más. Todo se vino abajo en el último minuto, cuando quería pasar inadvertido e irme con la cabeza gacha. Y de repente todo conspira en contra tuya para que no suceda”, contó tras el partido, con la mirada puesta en su interlocutor ocasional y tragando saliva en cada frase.

-¿Cómo fueron esos momentos finales en la cancha?

-Primero el Oveja me dice que me va a poner de nuevo y después me saca para el aplauso. Después alguien aparece de no sé donde, me da la pelota y me hace volver a la cancha con la gente y con mis compañeros. Hicieron que fuera un momento muy emotivo. Con el afecto de la gente, fue imposible contener la cordura y la serenidad. Un poco me quebré.

¿Qué valor tuvo para Manu despedirse de la Selección con Nocioni, Scola y Delfino al lado? “Obviamente, un valor distinto porque con Luifa y Chapu jugamos desde hace 17 años y con el Cabeza hace 14. Al mismo tiempo, pensás en los que no están. Fabri (Oberto) hoy nos hizo las notas, Pepe (Sánchez) comentaba y los demás lo miraban en sus casas”, recordó a sus ex compañeros.

“Mi vida adulta está entera con la Selección. Quizás estuve algún que otro año sin jugar, pero viví un montón de historia que no se me va a olvidar por más que me retire. Vivimos cosas muy impactantes y me siento orgulloso”, agregó.

-¿Se cierra el ciclo del mejor equipo de la historia del deporte nacional?

-Sé que posiblemente hayamos marcado una época. Fueron 15 años con casi los mismos jugadores. Eso no pasa habitualmente. Se ganó un oro olímpico, impensado en la historia de nuestro deporte. Generamos un impacto. No importa si somos el mejor, el segundo o el tercero. La gente se siente identificada con lo que hacemos, nos alienta, nos quiere y eso es mucho más valioso que el título en sí.

Es el adiós. El final de una era. Manu ya no estará con la Selección. Y lo digiere como puede. “Le debe pasar a todo aquel que concluye un ciclo especial en su vida -dijo-, por el que resignó un montón de cosas, por el que gozó como nadie y sufrió como pocos. Es emotivo. Es inolvidable”. Claro que es inolvidable.

Fuente: Clarín.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar