El radical Marino reemplaza a Zamora y es el tercero en la línea de sucesión

"Cualquiera menos el traidor de Cobos", dijo el jefe de bloque peronista Miguel Angel Pichetto.

jcmarino
Los radicales tuvieron su primer tropiezo ya como parte del bloque de gobierno de Mauricio Macri, pero no chocaron justamente con el presidente electo, sino con el jefe de los senadores peronistas, Miguel Pichetto.
Con el peso de sostener el quórum propio en la Cámara Alta, el rionegrino les aclaró a los radicales que no aceptarán a Julio Cobos como presidente provisional en lugar del santiagueño Gerardo Zamora; y los obligó a cambiar de planes.
"A ver si me entienden: Cualquiera menos el traidor de Cobos", fue la frase de Pichetto a los referentes del bloque radical. El elegido es el pampeano Juan Carlos Marino, amigo de Enrique "Coti" Nosiglia.
Nosiglia fue uno de los artífices del acuerdo de la UCR con el PRO en la recordada convención de Gualeguaychú y tiene una amistad con Macri desde hace tres décadas.
En el Senado aseguran que cuando fue vetado Cobos, Marino ya estaba cerrado con Macri y con Pichetto, a quien lo une una relación cordial. También es verdad que Cobos fue un férreo opositor al acuerdo de la UCR con Macri, así que es probable que desde el PRO no hayan hecho un gran esfuerzo en sostener su candidatura a la presidencia provisional.
El presidente provisional es el tercero en la línea sucesoria y tiene la misión de presidir las sesiones cuando el vicepresidente se ausenta.
Eso ocurre, por ejemplo, siempre que el presidente de la Nación viaja al exterior y su segundo queda a cargo del país.
El Senado guarda historias de presidentes provisionales en situaciones incómodas, como José "Pepe" Pampuro, quien ocupó el cargo cuando Cobos estaba peleado con Cristina. Si la presidenta no lo quería a cargo de una sesión, le alcanzaba con organizarla un día que la encontrara en el exterior.
Los radicales también definieron hoy quien será su jefe de bloque de senadores: el chaqueño Ángel Rozas, un histórico del partido.
Los senadores todavía están asombrados por la decisión de Ernesto Sanz de no ser ministro de Justicia y alejarse de la política. Justamente, no saben quien es el nexo para negociar cargos.
Para peor, el mendocino no les dijo otra cosa de la que publicó por Facebook: que empieza una etapa de su vida alejado de la política. Justo ahora.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar